12 meses, 12 pasos para dejar de sentirte agotada: desayuno

Con el cambio de mes llega el nuevo consejo de Pilar Benítez para introducir cambios saludables en tu vida, y así dejar de sentirte agotada. En junio, todo empieza con el desayuno.

12 meses, 12 pasos para dejar de sentirte agotada: desayuno

Si te levantas cansada y con prisas, es normal que no tengas hambre y acabes tomando un simple café con leche. Luego, claro, estás muerta de hambre el resto de la mañana y comes cualquier cosa que tengas a mano. Y sin darte cuenta van apareciendo unos kilos de más, aumenta el cansancio,etc. Para evitar esto tenemos que ir solucionando varias cosas: mejorar la alimentación para tener más energía durante todo el día, dormir mejor para levantarnos con fuerzas, organizarnos mejor para tener productos saludables en casa, preparar cremas de cereales, etc. Pero vamos paso a paso Empecemos con el desayuno.

Durante el primer mes hemos establecido un compromiso y trabajado los pensamientos negativos y la actitud vital, durante el segundo hemos minimizado el azúcar y el café de nuestra dieta y durante el tercero hemos aprendido a organizarnos mejor. Con todo esto, empezarás a notar un poco más de calma y serenidad Y gracias a esto podrás seguir incorporando los siguientes hábitos con más facilidad, sin agobiarte y sin rendirte si algo no sale bien

En este cuarto mes vamos a centrarnos en el desayuno, aunque sin dejar de practicar los hábitos anteriores para consolidarlos. Empezar el día con sólo un café, un té o un zumo no puede darnos la energía que necesitamos. ¡Es de sentido común! Además, el hambre nos llevará a desear alimentos extremos que nos descompensarán durante todo el día, desequilibrando nuestra energía y haciendo que lleguemos a la noche completamente agotadas.

Esto es un círculo vicioso: cuanto peor comemos, menos energía tenemos y más echamos mano de los alimentos que no nos convienen (azúcar, café, refrescos, bollería, dulces ), y cuanto más comemos de ellos, menos energía tenemos. Por tanto, tenemos que cambiar este mal hábito. Mejor dicho, sustituirlo por otro más saludable.

El desayuno debe ser:

  • Nutritivo: Nos debe aportar la energía y los nutrientes necesarios para hacer frente al día.
  • Ligero: No debe ser pesado, pues tenemos que ponernos en marcha física e intelectualmente .
  • Húmedo: Durante la noche pasamos bastantes horas sin comer ni beber. El cuerpo se seca, especialmente si sudamos u orinamos. Por eso, al levantarnos tenemos que rehidratarnos

Sigue adelante adquiriendo buenos hábitos con Pilar Benítez con El Método online ¡Siéntete Radiante! de www.sienteteradiante.com