4 sémolas altamente saludables

La sémola es una de las maneras más prácticas y fáciles de incluir cereales en nuestra dieta diaria, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

4 sémolas altamente saludables - Me gusta comer sano

La sémola es el producto que se obtiene al moler el trigo o cualquier otro cereal, como el arroz, el maíz, la cebada o la espelta. Toma nota de sus posibilidades en la cocina, y recuerda que es un alimento excepcionalmente nutritivo, muy beneficioso para el organismo, que se cocina en menos de 10 minutos.

1. Sémola de maíz (polenta): energía y buen humor

La polenta tiene una textura suave y un sabor dulce. Destaca su contenido en azúcares naturales que se liberan lentamente y mantienen estables los niveles de azúcar en sangre.

El maíz es un cereal rico en vitamina B1. La falta de ésta produce síntomas de depresión, cansancio y estrés.

Receta: polenta con queso

Ingredientes

  • 3 tazas de agua
  • 3 tazas de caldo de verduras o de pollo
  • 1 taza de polenta
  • 1 taza y media de mozzarella rallada
  • 2c de aceite de oliva
  • 4cs de parmesano rallado
  • Salsa de tomate
  • Sal y pimienta

Elaboración

  • Hierve el agua y el caldo con la polenta y un poco de sal y pimienta durante 5 minutos, a fuego lento.
  • En una fuente de vidrio extiende la mitad de la polenta y cúbrela con una taza de mozzarella y 2c de parmesano.
  • Coloca encima el resto de la sémola, báñalo en sala de tomate y cúbrelo con el resto del queso.
  • Hornea a 200ºC durante media hora, córtalo y sirve la polenta caliente y acompañada de ensalada.

2. Sémola de arroz: sin gluten

La sémola de arroz tiene un valor nutricional único, ya que aporta minerales (calcio, hierro) y vitaminas. También es una excelente fuente de fibra y contiene muy pocas grasas saturadas y colesterol, por eso es un alimento saludable para el corazón. Además, está libre de gluten y es altamente digestiva.

Es ideal para elaborar sopas, cremas o papillas. También puede usarse para rebozar. En general, hay que hervirla durante 20 minutos, aproximadamente, en agua o caldo vegetal.

3. Sémola de trigo integral (cuscús): fuente de fibra

El cuscús es rico en hidratos de carbono, que proporcionan energía, y en proteínas, que refuerzan los músculos. Importantísima es también la fibra que contiene; soluble (reduce el colesterol) y, sobre todo, no soluble (alivia el estreñimiento).

Receta: cuscús básico

Ingredientes

  • Cuscús
  • Agua

Elaboración

  • Calienta el agua en una olla y añade un poco de sal. Cuando empiece a hervir, incorpora el cuscús removiendo ligeramente con una espátula hasta que esté bien remojado.
  • Apaga el fuego, tápalo y déjalo reposar de 5 a 7 minutos.
  • Destápalo y con un tenedor deshaz el cuscús hasta que quede suelto, procurando no aplastarlo.

4. Sémola de cebada: propiedades antiinflamatorias

Según la medicina tradicional china, la cebada mejora el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar, por eso es un buen cereal para las personas que no toleran muy bien las grasas. De la misma forma, al ser ligera y depurativa, es de fácil digestión y suaviza las inflamaciones del sistema digestivo y urinario.

Se prepara igual que el cuscús de trigo, procurando que los granos queden sueltos. Después, puede servirse en ensalada, en sopa o acompañada de verduras, legumbres, pollo o platos de pescado caldosos.