5 consejos para conseguir la sopa perfecta

5 consejos para conseguir la sopa perfecta, ya que además de su evidente función nutritiva, la sopa ayuda a combatir el frío otoñal e invernal y gracias a su versatilidad es, sin duda, un plato del que nunca nos cansamos.

La sopa es el plato del invierno por excelencia: calienta, mineraliza y reconforta. Según se prepare puede ser completísimo, ya que se pueden combinar proteínas (tofu, legumbres o pescado) con verduras e hidratos de carbono… A continuación, veremos algunas ideas para que nuestras sopas sean todavía mejores.

5 consejos para conseguir la sopa perfecta

1- Más allá del arroz y los fideos

El arroz integral queda muy bueno y los fideos pueden ser de otros cereales además del trigo: de espelta, de maíz, de trigo sarraceno o de arroz. Otra opción es añadir granos de cereales como cebada, trigo, centeno, espelta, quinoa, mijo; aunque también puedes probar con avena entera o en copos y con otros tipos de pasta. Igualmente, podemos agregar un puñado de legumbres: las lentejas más finas o las rojas no necesitan remojo y la mejoran muchísimo.

Disfruta de las recetas que te proponemos: sopa miso con noodlescazuela de setas con verduras y dorada en sopa miso.

2- Cremas de verduras muy suaves

Se pueden suavizar añadiendo un lácteo al final de la cocción (nata, crema fresca, leche de vaca o de cabra, quark, yogur o un poco de mantequilla). Las veganas quedan muy delicadas y nada grasientas si incorporamos leche de coco, que tiene un sabor exquisito y agradable. Te recomendamos esta crema de calabaza y coco al curry.

  • Cremas vegetales para cocinar: son el recurso más utilizado y su origen es diverso: soja, avena, espelta, quinoa, amaranto, trigo sarraceno o arroz, siendo esta última la más neutra y la que combina a la perfección con cualquier verdura.
  • Crema vegetal hecha en casa: únicamente hay que dejar en remojo unos anacardos, o cualquier otro fruto seco, y triturar hasta obtener un líquido homogéneo.
  • Tofu y cebolla: el tofu sedoso desmenuzado es ideal para afinar y enriquecer, lo mismo que la cebolla caramelizada triturada, que incorpora dulzura y jugosidad.

3- La consistencia perfecta

Una patata, una manzana pelada o unas rebanadas de pan tostado darán cuerpo y ayudarán a ligar el conjunto. Otro recurso sencillo para espesar es triturar una parte de los ingredientes, sobre todo si incluyen legumbres.

4- El poder del horno

Saltear las verduras antes de hervirlas incrementa el sabor, pero para lograr un paladar intenso es recomendable asar los vegetales. La coliflor, el tomate, la calabaza, el boniato, el ajo o la cebolla quedan espectaculares.

5- Contraste de texturas

Los platos de cuchara ganan mucho cuando aúnan varias texturas. Los daditos de pan tostado o frito son un clásico, pero hay infinitas posibilidades: semillas, frutos secos, cereales, hierbas frescas, garbanzos tostados, chips vegetales, algas fritas, etc.