Alimenta el cerebro del bebé

Si quieres que tu futuro bebé tenga una mente ágil y despierta, lo mejor es ponerse cuanto antes. Los ácidos grasos y el yodo son nutrientes clave en el desarrollo del cerebro del pequeño y no pueden faltar en la dieta de la embarazada.

Alimenta el cerebro del bebé - Veritas

 

Durante el segundo trimestre del embarazo, el cerebro del feto se multiplica a un ritmo vertiginoso de doscientas mil neuronas por minuto. Durante esta fase tan activa del desarrollo existe una gran demanda de ácidos grasos esenciales omega-3 que el pequeño tiene que recibir a través de la alimentación de la madre.

Los omega-3 son la materia prima con la que se producen las prostaglandinas, las sustancias que regulan la liberación y la actividad de los neurotransmisores. En caso de producirse una carencia importante de estos ácidos grasos, la estructura del cerebro del feto se podría ver perjudicada.

Encontrarás omega-3 en:

El desarrollo del cerebro también depende del suministro materno de la hormona tiroidal en la síntesis de la cual interviene el yodo. Un déficil de este mineral puede afectar al desarrollo psicomotor e intelectual del bebé. De hecho, algunos estudios muestran que los niños nacidos de madres con deficiencia de yodo durante el embarazo tienen un coeficiente intelectual inferior y menos habilidad para la lectura que otros niños.

Encontrarás yodo en: