Si quieres que tu futuro bebé tenga una mente ágil y despierta, lo mejor es ponerse cuanto antes. Los ácidos grasos y el yodo son nutrientes clave en el desarrollo del cerebro del pequeño y no pueden faltar en la dieta de la embarazada.