Colesterol, no gracias

Una persona sana necesita colesterol, ya que es una sustancia beneficiosa para el organismo. De hecho, nuestro cuerpo lo produce de forma natural y nadie puede vivir sin colesterol. Sin embargo, cuando el colesterol supera los límites necesarios –establecidos aproximadamente en unos 250mg/día- empieza a convertirse en un problema.

Afortunadamente, hay alimentos capaces de hacer bajar los niveles del colesterol. En general, tenemos que aumentar el consumo de verduras, hortalizas y frutas, sin olvidar los 10 alimentos básicos que nos ayudarán a luchar contra el colesterol.

1- Soja y lecitina: la soja en todas sus formas –tofu, bebida, yogur, tempe…- nos ayuda a reducir el colesterol y la lecitina consigue que nuestro cuerpo lo expulse fácilmente, ya que dificulta que el colesterol se quede adherido a nuestras arterias.

2-  Manzana: reduce los niveles de colesterol gracias a la pectina, un tipo de fibra soluble que tiene la capacidad de impedir la absorción intestinal del colesterol.

3-  Judías verdes, alcachofas, ajos, cebollas: no contienen colesterol y ayudan a disminuir la cantidad de éste en sangre. Las judías verdes lo hacen a través de la fibra soluble, las alcachofas lo transforman en ácidos biliares que posteriormente se expulsan del cuerpo y tanto el ajo como la cebolla lo consiguen mediante el azufre.

4-  Avena: un cereal muy rico en fibra, que ayuda a nuestro cuerpo a disminuir la absorción de grasas y azúcares.

5- Semillas de lino: contienen ácido graso omega 3, que nos ayuda a reducir el colesterol.

6- Legumbres: también tenemos que comer proteínas, porque si únicamente nos alimentamos de verduras y frutas, nuestra dieta es excesivamente rica en hidratos de carbono, que pueden fabricar colesterol.

7-  Aceite de oliva virgen extra: lo tenemos que tomar sin refinar y prensado en frío para poder beneficiarnos del ácido oleico, que tiene un efecto notable sobre el colesterol.

8-  Nueces: disminuyen el colesterol gracias a los ácidos grasos omega 3 y omega 6.

9-  Té verde: sus efectos sobre el colesterol se empiezan a notar a partir de las primeras semanas.

10- Diente de león: una infusión dos veces al día nos ayuda a diluir y metabolizar las grasas saturadas.