Comer bien para ver mejor

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

Además de los factores genéticos, ambientales y de la edad, la dieta juega un papel muy importante en nuestra salud ocular.

Para ver bien durante muchos años tenemos que prestar atención a lo que comemos. En primer lugar debemos evitar todos aquellos hábitos dietéticos que perjudican la salud ocular. El abuso de azúcares simples puede dañar los vasos sanguíneos de la retina, y el abuso de sal y de grasas trans provoca un aumento de la presión arterial y del colesterol, dos hechos que afectan negativamente al riego ocular.

Alimentos ricos en nutrientes que mejoran la visión

– Nueces y aceite de oliva: fuente de ácidos grasos saludables. Los ácidos grasos omega 3 y 6 evitan que el ojo se seque y previenen el glaucoma.
– Germen de trigo, sésamo y semillas de girasol: ricos en zinc. Una dosis adecuada de este mineral es imprescindible para el buen funcionamiento de la retina.
– Arándanos: superantioxidantes. Sus flavonoides neutralizan el efecto de los radicales libres y frenan el envejecimiento de la mácula.
– Aguacate: poder multivitamínico. Es un cóctel de vitamina E, C y ácidos grasos esenciales, que resulta ideal para hacer frente a las cataratas.
– Zanahorias y orejones: contienen betacarotenos. Favorecen la visión nocturna.


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!