Comer para dormir bien

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

Los nutricionistas sostienen que para dormir bien es importante cenar un menú saludable, que guarde un equilibrio dietético con el resto de las comidas del día. De esta manera, evitamos sufrir déficits de hidratos de carbono, vitaminas o sales.

Para obtener esa armonía y reforzar las posibilidades de dormir bien es muy recomendable el consumo de alimentos ricos en triptófano. Se trata de un aminoácido esencial presente en las proteínas con una función muy importante: ayudar a regular los niveles adecuados en el cerebro del neurotransmisor serotonina. La ansiedad, el insomnio o el estrés se benefician de un mejor equilibrio gracias a su acción, ya que relaja y permite dormir más.

El triptófano lo podemos encontrar especialmente en la carne de pavo, un alimento ideal para la cena cuando existen alteraciones de sueño. También el pollo, los frutos secos, el plátano, los dátiles o la miel son portadores de este gran aliado. Por otra parte, las semillas de girasol, de lino, de sésamo y de calabaza proporcionan ácidos grasos omega 6, que tienen un efecto indirecto sobre los neurotransmisores y otras sustancias necesarias para inducir al sueño.

Además de los buenos hábitos alimenticios, existen otros factores que pueden favorecer el sueño como acostarse y levantarse a la misma hora, no acostarse con hambre ni con sensación de empacho, e intentar cenar al menos tres horas antes de ir a dormir. También es fundamental que la habitación esté libre de campos magnéticos como móviles, ordenadores, televisiones…


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!