Cómo aprovechar la remolacha

Muy rica en antioxidantes, vitaminas y minerales, la remolacha se puede tomar cruda en ensaladas, batidos y licuados, pero también escaldar o saltear, siempre que sus hojas estén tiernas.

La remolacha es una especie vegetal muy antigua que se conoce desde la prehistoria, aunque curiosamente (al contrario de lo que ocurre hoy) apenas se comían sus hojas, que tienen los mismos beneficios y usos culinarios que los tubérculos o incluso más.

Asimismo, los tallos ofrecen múltiples posibilidades, aportando un toque crujiente y fresco. Los puedes trocear y utilizar como tropezones en una crema o un gazpacho, ya que combinar la remolacha con el tomate es un gran acierto: suaviza la acidez del tomate gracias a su sabor a tierra dulce.

También puedes elaborar postres saludables, como un brownie con remolacha o bien un pudding de chía, al que añadirás trocitos de fresa, bebida vegetal de coco o similar y porciones de tallo fresco de remolacha.

Cómo aprovechar la remolacha

Cruda

Mezcla una remolacha cruda rallada, una taza de azukis cocidos, trocitos de manzana ácida y una cucharada de vinagre de umeboshi: el resultado es un plato nutritivo y refrescante.

Otra opción es combinarla con limón, jengibre fresco y pepino para hacer un sabroso licuado. Y también puedes elaborar una bebida fermentada y probiótica llamada kvas: un tónico efervescente que te deleitará con matices ácidos, dulces y ligeramente salados.

Cocida

Para cocerla no debes quitarle la piel porque así se mantienen mejor sus pigmentos y propiedades nutritivas. Una vez cocida, puedes conservarla varios días en la nevera y preparar con ella guisos y sopas, tanto frías como calientes. Por ejemplo, la intensa y muy agradecida sopa borsch.

Horneada

Haz láminas, píntalas con aceite y hornéalas o deshidrátalas. Se convertirán en crujientes chips que puedes espolvorear con un poco de levadura nutricional molida.

Congelada

Congela remolacha cocida, trocéala y pícala en un procesador de alimentos. Conseguirás un granizado de remolacha espectacular y si te apetece un fantástico sorbete, bátela con plátano troceado congelado.

Disfruta con esta receta veraniega de ajorrosa.