Consejos para aligerar tus comidas

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

En verano, el cuerpo nos pide una rutina de comer mucho más ligera y baja en grasas. Por ello, si quieres aligerar tus comidas, depurar tu organismo y ganar salud, sólo tienes que seguir estos consejos.

1. Escoger alimentos con poca grasa

En general, los alimentos de origen vegetal contienen menos grasas que los de origen animal. Además, las grasas vegetales no son saturadas ni perjudican la salud de las arterias. Es un buen momento para descubrir las proteínas vegetales, cada vez más utilizadas por cocineros y chefs gracias a su versatilidad, fácil digestión y ausencia de toxinas, además de ser bajas en calorías y muy nutritivas.

2. Macerar carnes y pescados

El tomillo, el romero, la albahaca, el orégano y otras especias son un recurso muy útil para potenciar el sabor de los alimentos, y conseguir que resulten más sabrosos sin necesidad de cocinarlos con demasiado aceite.

3. Eliminar calorías

Las calorías de los platos de arroz, pasta y legumbres se pueden reducir si los mezclamos con verduras en vez de con alimentos más grasientos, como la butifarra, la carne picada o el bacon.

4. Cocinar al papilote

Es una técnica muy saludable y muy adecuada para cocinar carnes cortadas en porciones pequeñas, pescados y verduras carnosas como el calabacín. Los alimentos se cuecen en su jugo y por eso quedan sabrosos y no es necesario añadirle grasas.

5. Aliños alternativos

Para reducir el aceite que utilizamos para aliñar podemos optar por otros condimentos más ligeros y originales. La salsa de yogur desnatado con menta picada, o el tahín con salsa de soja y zumo de limón son algunas opciones.

6. Rebozados ligeros y crujientes

Para eliminar el aceite de los rebozados, podemos cubrir el alimento con pan rallado, pasarlo por huevo batido y ponerlo en el horno. También queda crujiente y sin la grasa del frito.

7. Salsas sin nata

Las salsas que acompañan la comida son muchas veces las responsables de una importante aportación calórica. Para sustituir la nata a la hora de espesar las salsas, puedes utilizar bechamel de soja, y para reducir el consumo de mayonesa, puedes mezclar menos cantidad de ésta con yogur desnatado.


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!