Descubre las bondades del incienso

Descubre las bondades del incienso, ya que desde el mismo instante en que encendemos la barrita, el ambiente se transforma y la fragancia impacta directamente en nuestro estado de ánimo. Pero, para que la influencia sea totalmente positiva tenemos que rechazar los inciensos sintéticos, que contienen aceites químicos que desprenden sustancias nocivas para la salud, y escoger los naturales, capaces de aportar bienestar en nuestro hogar y equilibrar las emociones.

El sentido del olfato tiene la capacidad de distinguir hasta 10.000 olores diferentes y, además, es el único que no podemos bloquear a voluntad: está tan ligado a la respiración que no podemos dejar de oler durante mucho tiempo. También es el único que se satura y al cabo de pocos minutos de notar un olor dejamos de percibirlo. Pero, lo más interesante es que no tiene mediación al llegar al cerebro. De hecho, inmediatamente después de oler tiene lugar un proceso de identificación y conexión con el sistema límbico, la sede de las emociones.

El sistema límbico, por un lado, se conecta con el hipotálamo y por el otro con la corteza cerebral. En el hipotálamo está el centro de regulación del sistema hormonal, desde donde se controlan muchísimas funciones, como la relajación o estimulación del organismo, el deseo sexual, etc. En cambio, en la corteza cerebral se localizan las funciones del intelecto y existe una relación directa entre el olor que nos llega y la reacción cerebral. Por ejemplo, el aroma de menta aclara el pensamiento, el del romero hace que se fijen mejor los datos en la memoria y el de limón agiliza la relación de los conceptos.

Descubre las bondades del incienso

Por tanto, el simple hecho de encender una barrita de incienso puede cambiar la atmósfera de una estancia en pocos minutos porque los aromas despiertan en cada uno de nosotros emociones particulares y únicas. Por descontado, nos referimos a inciensos naturales elaborados de forma artesanal a partir de resinas, maderas y plantas naturales secas, no a los producidos a partir de fragancias sintéticas y colorantes artificiales que ofenden a nuestro olfato y desprenden sustancias que pueden influir negativamente sobre la salud y el medio ambiente.

En general, los inciensos con fragancia de madera son relajantes y equilibradores, los florales son dulces y sugestivos y los de frutas y especias resultan revitalizadores y energizantes.

  • Incienso japonés: se presenta en barritas muy finas y uniformes y los perfumes son altamente selectos y suaves.
  • Incienso tibetano: las barritas son gruesas y emiten fragancias ligeramente asilvestradas, intensas y frescas.
  • Incienso de la India: es el más consumido de todos, pero también el que más riesgo tiene de contener aceites químicos si se compra en tiendas que no ofrecen productos ecológicos.