Descubre por qué te apetece comer dulce en exceso

El deseo intenso de comer golosinas, chocolate o pasteles es muy común y difícil de ignorar. Intentar frenarlo únicamente con la voluntad como herramienta es del todo insuficiente y acabamos perdiendo la batalla. Sólo si conocemos el motivo de esta apetencia desesperada podremos dar a nuestro organismo lo que necesita realmente.

Descubre por qué te apetece comer dulce en exceso

Estado anímico negativo o depresión

El consumo de carbohidratos aumenta la liberación de serotonina, un neurotransmisor con gran importancia en el control del humor y causante de la sensación de felicidad. Está comprobado que la negatividad incrementa el deseo de comer dulce porque el cuerpo necesita sentir el impacto positivo de la serotonina.

Qué hacer: come alimentos que aumentan la serotonina, como pescado azul, carne, huevos, lácteos, verduras fermentadas (pickles o chucrut), plátanos, nueces, semillas, cereales integrales y té verde.

Falta de sueño

El dormir poco hace que el organismo produzca más hormona del apetito (ghrelina) al tiempo que reduce la producción de la hormona de la saciedad (leptina). Como consecuencia, no reconocemos que ya estamos saciados y seguimos comiendo. A la vez, las investigaciones demuestran que el déficit de sueño hace que recurramos al azúcar como fuente de energía rápida.

Qué hacer: hay que marcarse el objetivo de dormir un mínimo de 7 horas, apagando las pantallas y el teléfono unos 30 minutos antes de acostarse. También es importante no tomar cafeína ni azúcares refinados ni hacer deporte por la noche.

Niveles bajos de hierro

La carencia de hierro hace que estemos aletargados y el cuerpo reclama un plus de vitalidad. Es decir, azúcar.

Qué hacer: sigue un régimen rico en hierro que incluya espinacas, semillas de calabaza, lentejas, yema de huevo o carne roja si no eres vegetariano.

Dieta pobre en carbohidratos de calidad

Necesitamos carbohidratos para funcionar y ante una dieta baja en carbohidratos para adelgazar es fácil que a los tres días nos lancemos sobre los dulces sin control. En ese punto ya no nos vale el dulce moderado del boniato, la calabaza o el pan integral, queremos pasteles, galletas, chocolate…

Qué hacer: puedes reducir los carbohidratos, pero no eliminarlos completamente. Alimentos como la zanahoria, la remolacha o los cereales integrales satisfarán plenamente la necesidad de dulce.

Consumo escaso de proteína

Tomar proteínas es importante para mantener estables los niveles de azúcar en sangre durante el día. Por tanto, al eliminarlas en el desayuno y en la comida, las posibilidades de tener un ataque irresistible de apetencia de dulce sobre las cuatro de la tarde son altísimas.

Qué hacer: incluye proteína en todas las comidas con frutos secos, semillas, setas, legumbres, seitán, tofu, tempe, huevos, pescado, etc. Y ten preparado un snack proteico para tomar a media tarde. Disfruta de esta receta de tempe con salsa de almendras.