El papel siempre reciclado y ecológico

El papel que utilizamos en casa define nuestro compromiso con el medio ambiente. Si utilizamos papel blanco estamos contribuyendo a una sobreexplotación de los recursos forestales, a la utilización de productos contaminantes y al desperdicio de energía y agua.

El papel reciclado y ecológico es una alternativa para proteger la naturaleza, evitar el calentamiento global, el cambio climático y garantizar un desarrollo sostenible. De hecho, si en cada casa europea sustituyesen un paquete de doce rollos de papel higiénico hecho con pasta virgen, por un paquete de doce rollos de papel higiénico reciclado ecológico, todos juntos podríamos ayudar a salvar lo siguiente: 159.792 toneladas de emisiones de gases efecto invernadero, 67.444 m3 de depósitos de basura, 9.863.895 m3 de agua y 9.534.895 árboles.

El mercado convencional nos ofrece productos reciclados pero eso no significa que sean respetuosos con el medio ambiente. Muchas veces, el proceso de fabricación y los consumos de agua y energía se realizan de manera irresponsable.

El papel ecológico y certificado con la Etiqueta Ecológica Europea se fabrica siguiendo unas directrices concretas:

– Respeta a la biodiversidad: las emisiones contaminantes a la atmósfera y a las aguas están limitadas y controladas de manera estricta.

– Consideración a las personas: se respetan las opiniones de los grupos ecologistas y la seguridad de las personas involucradas en la fabricación.

– Origen urbano: el 80% del papel proviene de archivos de oficinas y el 20% de papel sobrante de la industria gráfica.

– Materiales 100% reciclados: tanto los productos como su envase están fabricados con materiales 100% reciclados. Todas las fibras son tratadas de manera natural para eliminar las impurezas sin utilizar cloros, tintes ni perfumes y ofrecer así un producto seguro, saludable y respetuoso al máximo con la naturaleza.