El secreto de la buena cocina rápida

Elaborar comidas saludables y sabrosas en sólo 20 minutos es posible. Lo único que necesitamos es una materia de primera calidad ecológica, seguir unos consejos básicos a la hora de llenar nuestra despensa y tenerlo todo bien organizado cuando llegue el momento de cocinar.

Pasta

La pasta es uno de los grandes recursos de una cocina rápida y sabrosa que gusta a todos. Es conveniente tener en casa diferentes variedades de pasta (tanto fresca como seca) para hacer una sopa, hervir y acompañar con salsa o saltear con verduras. Consejo para ahorrar tiempo: mientras salteamos las verduras en la sartén, tenemos que hervir la pasta. Una vez colada, añadimos las verduras y salteamos todo junto durante dos minutos.

Cereales en grano

Son ideales para hacer sopa, calentar al vapor, para saltar en la sartén o al wok. Consejo para ahorrar tiempo: mientras se cuece el cereal, podemos prepara una tortilla y una ensalada.

Cuscús

Tarda sólo un minuto en cocerse y cuatro en reposar. Así que en cinco minutos lo tenemos a punto. Combina con todo, especialmente con garbanzos y verduras.

Legumbres cocidas

Vienen ya hervidas y son muy prácticas. Habitualmente son el componente proteico del menú, pero también pueden aumentar el potencial nutritivo del plato si las añadimos en pequeñas cantidades a sopas o arroces.

Conservas

Las conservas son el mejor recurso para completar cualquier plato de manera rápida. Las de verdura y tomate son ideales para acompañar una pasta o un arroz. Las de pescado (atún, sardinas y anchoas) resultan perfectas para incluir pescado azul en nuestra dieta y así obtener omega 3.

Sopas y caldos

Es el plato más cómodo para cuando tenemos prisa. Se vende envasado en brick o en sobres.

Condimentos y ensaladas

Son imprescindibles en la preparación de la mayoría de nuestras comidas y siempre tenemos que tener de reserva. Destaca el aceite, vinagre, hierbas aromáticas, harina y pan rallado –ideales para hacer salsas y rebozados- y semillas –ofrecen energía saludable-.