El tomate, un alimento de temporada

Actualmente, comer fruta y verdura fuera de temporada es muy fácil gracias al cultivo convencional y a la importación continua de frutas, verduras y hortalizas. De hecho, estamos tan acostumbrados a encontrar cualquier tipo de alimento durante todo el año que ya casi hemos olvidado el calendario natural. Un calendario que la agricultura ecológica mantiene vivo, respetando los ritmos de la tierra y de cada uno de los productos. Comer cada alimento en su momento equilibra nuestro organismo.

Los tomates y las frutas con hueso –ciruelas, melocotones, nectarinas, paraguayas y cerezas- son los protagonistas del verano. El tomate es uno de los productos en los que más se nota la diferencia entre el cultivo ecológico y convencional. Por un lado, porque se cultivan sin fertilizantes químicos ni pesticidas. Y, por el otro, porque se recogen en su punto justo de maduración al sol, lo que significa que su sabor es como el de los tomates de toda la vida y conserva intactas todas sus cualidades  nutritivas.

Según un informe publicado en el ‘Journal of Agricultural and Fod Chemistry’ los tomates ecológicos contienen más antioxidantes y nutrientes que los convencionales. En la agricultura ecológica no se pueden añadir abonos nitrogenados y eso hace que las plantas tengan que crear sus propios mecanismos de defensa, y de esta manera, aumenten los antioxidantes. El tomate también es una buena fuente de vitaminas y minerales, ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, está libre de colesterol, tiene mucha fibra y es poco calórico.

En la cocina podemos consumirlo tanto crudo como cocido. Si lo comemos crudo, preservamos mejor la valiosa vitamina C. Por otro lado, el hecho de consumirlo cocido potencia el efecto de la porvitamina A y del licopeno, ya que el cuerpo  los absorbe mejor cuando se calientan. El efecto positivo del licopeno –un potente antioxidante que reduce el riesgo de sufrir patologías cancerosas y mejora la salud cardiovascular- es más grande cuando se consume con un poco de aceite de oliva virgen porque se mejora la absorción.