Empezar el día con energía

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

El desayuno es la comida más importante del día. Desayunar un café y una pasta azucarada nos levanta el ánimo, pero después nos produce una fuerte bajada de glucosa. Las consecuencias son falta de concentración y de energía, además de un bajo rendimiento físico e intelectual.

En cambio, desayunar bien eleva los niveles de glucosa en la sangre y ayuda al cuerpo a funcionar con más efectividad. El rendimiento diario mejora notablemente si tomamos un desayuno adecuado, porque estimula la concentración y ayuda a memorizar los conocimientos.

Un buen desayuno debe ser equilibrado y saludable, como una crema de cereales o un porridge de avena, para aportar a nuestro cuerpo una gran cantidad de beneficios.

Regula la temperatura corporal

Nos da energía y tranquilidad. Nos ayuda a calmar la ansiedad y a afrontar el estrés.

Es fácil de digerir. Por este motivo se recomienda para personas mayores, o aquellas que tengan problemas digestivos.

Es ideal durante la lactancia materna. La avena mejora la calidad de la leche, y es un ingrediente perfecto para preparar las papillas del bebé.

Receta de porridge de avena


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!