En invierno, ¡estimula las defensas!

Si queremos protegernos de las gripes y de los resfriados tan característicos del invierno, es hora de fortalecer el sistema inmunitario y ayudar al organismo a activar sus recursos defensivos.

Son muchas las investigaciones que sostienen el hecho de que ciertos alimentos y sus componentes ayudan a controlar las concentraciones de glóbulos blancos –defensas- en la sangre. Por eso, la alimentación estimula el sistema inmunitario y refuerza su funcionamiento. Sin embargo, el actual entorno cultural, tecnológico y económico hace que los alimentos que comemos se alejen de su estado original. Por ejemplo, es poco frecuente poder comer fruta madurada en el árbol, y los aditivos químicos se han instalado en nuestra mesa de forma permanente. Si queremos que los alimentos protejan a nuestro organismo, debemos seguir los siguientes consejos.

– Consumir alimentos ecológicos: son ricos en vitaminas y equilibrados en proteínas. Además, son los únicos que están libres de sustancias que perjudican el buen funcionamiento del sistema inmunitario, como los nitratos y los pesticidas.

– Aumentar el consumo de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras.

– Tomar yogur y kefir una vez al día. Un estudio demuestra que las personas que toman un yogur al día, se constipan un 25% menos que las que no lo consumen.

– Eliminar los refinados: reducen la respuesta inmunológica.

– Facilitar el buen tránsito intestinal: la fibra presente en las frutas y las verduras facilita el movimiento intestinal.

– La equinácea es uno de los mejores preventivos para evitar gripes y resfriados, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Esta planta suele consumirse en forma de comprimidos o cápsulas.