Fermentados que mejoran la digestión

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

La fermentación es una técnica que consiste en un proceso de transformación de los alimentos que mejora su conservación y sus propiedades nutritivas; hacen una predigestión de las proteínas, enriquecen los alimentos con vitaminas y ayudan a restablecer el equilibrio de la flora intestinal. Más allá del yogur, el kefir y la cerveza existen un montón de alimentos que tienen como principal beneficio restablecer el equilibrio de microorganismos de nuestro sistema digestivo.

– Pickles o adobados: verduras (nabo, remolacha roja y pepinos) sometidas a una fermentación láctica.

– Chucrut o col fermentada: favorece las digestiones y la absorción de los nutrientes, estimula el funcionamiento del hígado, favorece la descomposición de las proteínas de la carne y es depurativa.

– Umeboshi: ciruela fermentada que neutraliza los excesos del consumo de carne, ayuda a metabolizar el exceso de azúcares y harinas refinadas y es antioxidante.

– Miso: las semillas de soja se mezclan con cereales y sal y se dehan fermentar durante meses. El resultado es una pasta que se añade a sopas y salsas.

– Tamari y shoyu: son dos salsas elaboradas con soja fermentada, trigo y sal marina. Se pueden utilizar en sustitución de la sal, ya que realzan el sabor d elos alimentos y aportan muchos nutrientes.

– Tempe: se obtiene poniendo en remojo y cociendo semillas de soja, a las cuales se les añade un hongo específico para provocar su fermentación. Es una buena fuente de hierro y proteínas.

– Amasake: es una especie de crema elaborada a base de arroz integral fermentado. Puede comerse directamente, pero también se utiliza para elaborar postres.


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!