Fruta fresca y ecológica

La fruta fresca es la opción más saludable para hidratar nuestro cuerpo durante los meses de calor. Para disfrutar de todos los beneficios de la fruta de temporada hay que tomarla ecológica.

En primer lugar porque su producción está muy controlada para que el producto sea auténtico, ofrezca al consumidor todos sus nutrientes y no contenga ningún elemento nocivo para la salud.

Además se puede comer con piel. Más del 70% de las vitaminas de la fruta se encuentran en la piel, y es allí donde se concentran la mayoría de los pesticidas utilizados en la agricultura convencional.

Finalmente contiene menos agua. Por tanto tiene más sabor, más nutrientes y dura más días fresca.