Harinas, más de diez variedades distintas

Las harinas ecológicas se elaboran artesanalmente y según los procesos tradicionales y dotan de personalidad propia galletas, panes, cocas, rebozados, pasteles… Con gluten o aptas para celíacos, su presencia en la cocina es del todo imprescindible.

Harinas, más de diez variedades distintas - Veritas

Harinas con gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales combinada con almidón. Es el responsable de la elasticidad de la masa de harina, lo que, junto con la fermentación, permite que el pan adquiera volumen, elasticidad y esponjosidad.

  1. De trigo

La harina obtenida de los trigos blandos se destina a la producción de pan, y la procedente de los duros se utiliza fundamentalmente en la elaboración de pastelería o pasta. Es importante destacar que la de trigo integral contiene tanto el germen (la parte más nutritiva, con vitamina E, zinc, magnesio y antioxidantes) como el salvado (donde se encuentra la fibra, el hierro y las vitaminas del grupo B).

  1. De espelta

Esta variedad de harina proporciona al pan una textura más esponjosa y también se utiliza para hacer galletas, pasteles, cocas, pizzas, etc. Aporta todas las sales minerales, los 8 aminoácidos esenciales y es más rica que el trigo en hierro y vitaminas.

  1. De kamut

Excelente para preparar galletas, madalenas, pizzas, pasta casera, panes o rebozados. Uno de los puntos más interesantes de esta harina es que produce menos alergias que el trigo común. Es un cereal que destaca por su riqueza en lisina y por su efecto antioxidante.

  1. De centeno

El pan elaborado con harina de centeno resulta delicioso. Es un cereal mineralizador y una gran fuente de energía. Además, favorece la circulación de la sangre y da elasticidad a los vasos sanguíneos.

  1. De cebada

Es la perfecta sustituta de la harina de trigo a la hora de elaborar galletas, pasteles, rebozados… La cebada es un cereal ligero y refrescante muy recomendable para suavizar las inflamaciones del sistema digestivo y urinario de los niños.

  1. De avena

Con esta harina se pueden hacer creps, bechamel, galletas, rebozados… Y además es el producto más nutritivo, suavizante y protector para la piel delicada.

Harinas aptas para celíacos

  1. De maíz

Extraordinariamente sabrosa, se utiliza desde la antigüedad en todo tipo de preparados, como pasteles, masa para tacos, creps, tortillas dulces, etc. Si se combina con huevo o agua con gas, se obtiene una pasta para rebozar buenísima. Y, gracias a su escasa aportación de sodio y su contenido en potasio tiene un efecto diurético.

  1. De arroz

El arroz integral es rico en vitaminas del grupo B y favorece la salud intestinal. Su harina es mucho más fácil de digerir. Es una de las más fáciles de utilizar y se puede utilizar para rebozar, para creps, pakoras o buñuelos.

  1. De soja

Por si sola esta harina no es panificable, pero cuando se mezcla con otras harinas se obtienen grandes resultados. Resulta perfecta para la elaboración de pan de molde y repostería en general. Destaca su contenido en proteínas.

  1. De garbanzo

Muy utilizada en la cocina oriental, esta harina tan nutritiva es la alternativa vegetal al rebozado clásico. Cuando se mezcla con agua se puede preparar una excelente tortilla vegana. Igualmente es adecuada para hacer hamburguesas veganas y falafeles.

  1. De algarroba

Tiene un sabor dulce y su aroma recuerda al del chocolate, motivo por el cual es un ingrediente básico en la repostería ecológica. La lista de propiedades nutricionales y medicinales es larguísima gracias a su contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales.

  1. De quinoa

Originaria de la cordillera andina, la quinoa se ha introducido recientemente en forma de harina en el mercado ecológico. Contiene un buen porcentaje de proteínas, es de fácil digestión y aporta magnesio, hierro y vitamina B. Si se mezcla con otro tipo de harina más consistente, se puede hacer pan y pasta casera.