Helados sin gluten: frescos y nutritivos

El hecho de seguir una dieta sin gluten no implica tener que renunciar a los helados. Eso sí, hay que tomar ciertas precauciones relacionadas con su composición, ya que muchos helados, incluso los que aparentemente sólo llevan fruta, pueden contener gluten.

Helados sin gluten: frescos y nutritivos - Veritas

No sólo son apetitosos y refrescantes, los helados también aportan nutrientes especiales dentro de una alimentación equilibrada. En el caso de elegir helados sin gluten, es importante revisar la etiqueta con los ingredientes que se han utilizado, porque aunque a primera vista parece que no contengan, pueden añadirse barquillos, galletas o espesantes del chocolate al final del proceso.

Además, hay que tener en cuenta que los helados envasados pueden estar producidos en líneas compartidas con alimentos que contengan gluten y podrían ser objeto de contaminación cruzada. En cualquier caso, y como pasa con los principales alérgenos, la marca estaría obligada a indicar si el producto contiene gluten.

Afortunadamente, hoy en día es posible encontrar muchas alternativas. En Veritas ofrecemos una gran variedad de helados ecológicos y aptos para celíacos (excepto los de sabores de chocolate y turrón). Otra opción es prepararlos en casa con los ingredientes que más te apetezcan. Puedes utilizar lácteos o bebidas vegetales y añadir frutas. Una vez preparados hay que guardarlos en el congelador. Será un postre delicioso o una merienda muy refrescante.

Te recomendamos estas deliciosas recetas del chef Miguel Aguilar.