¡Hora de merendar!

Los pilares de la alimentación son el desayuno, la comida y la cena, pero no siempre son suficientes. La merienda tiene una importancia fundamental dentro del equilibrio nutricional del metabolismo. No podemos hablar de una dieta planificada si no lo tenemos en cuanta.


Reglas básicas que tiene que cumplir la merienda:

– Siempre entre comidas: se tiene que alejar de la comida, después de haber hecho la digestión, y lo bastante lejos de la cena para no quitar el hambre. Además, no debe ser muy abundante.

– Tiene que aportar nutrientes esenciales: es un buen momento para tomar una fruta fresca, un zumo de fruta natural, un trozo de pan de buena calidad o un puñado de frutas secas.

– Bocadillo mejor que repostería: lo que pongamos en el bocadillo conviene que no tenga mucha grasa. Habría que evitar la mantequilla y los embutidos. Se recomienda poner atún, patés vegetales o mermeladas sin azúcar.