La buena costumbre de desayunar bien

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

Existe un elevado porcentaje de personas que no dedican el tiempo suficiente a hacer un desayuno completo y saludable; rico en vitaminas, minerales y proteínas. Esta primera ingesta de alimento es fundamental para empezar el día y representa una rutina saludable que tiene relación directa con la mejora del rendimiento intelectual y físico.

Cereales integrales

Son ricos en azúcares lentos, potasio y fibra. Permiten la regulación de la glucosa en sangre y la estabilidad emocional.

Destacan los mueslis y cereales hinchados, los copos de avena y cereales, los panes integrales y las galletas hinchadas de arroz y otros cereales.

Frutas

Nos hidratan y purifican, y son imprescindibles para el metabolismo gracias a su contenido en agua, vitaminas, antioxidantes, minerales, enzimas y fibra.

Puedes ingerirlas en forma de zumos, de yogur con frutas o directamente fruta fresca.

Lácteos

Es importante consumir lácteos porque son una buena fuente de calcio, un mineral que posibilita que los huesos y dientes sean fuertes y resistentes. Además, también contienen proteínas y vitaminas A, B2 y D.

Te sugerimos el yogur y el kefir.

Proteínas

Todos nuestros procesos cerebrales están dirigidos por unas sustancias llamadas neurotransmisores. El organismo los produce a partir de determinados aminoácidos, que son los componentes con los cuales se construyen las proteínas. Estas pequeñas piezas son los mensajeros cerebrales y mejoran la capacidad de comunicación interna del cerebro.

Para desayunar se puede tomar tortilla, atún, embutidos de buena calidad, tofu, patés vegetales

Frutos secos y semillas

Se consumen desde hace miles de años. Contienen proteínas, fibra vegetal, grasas insaturadas, minerales y vitaminas E, A, B1 y B2.

Procura tener siempre a mano avellanas, nueces o piñones; y semillas como las de girasol o sésamo.


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!