La dieta macrobiótica ayuda a reducir el estrés

La dieta macrobiótica ayuda a reducir el estrés, ya que resulta una herramienta eficaz para gestionar la ansiedad y canalizar la energía vital.

La dieta macrobiótica ayuda a reducir el estrés - Veritas

La macrobiótica diferencia entre alimentos yin y yang según tengan efecto expansivo o contractivo. Los alimentos muy yang (carnes rojas, embutidos, queso curado y huevos) nos contraen y nos tensan, generando emociones como la ira y la rabia. Es decir, te producirán más estrés. En el otro extremo, los alimentos yin (frutas tropicales, dulces, lácteos, azúcar, té, café, vinagre) nos enfrían y nos dispersan, provocando cansancio, debilidad y falta de concentración. Además de un exceso de yin, el azúcar y los cereales refinados elevan drásticamente los niveles de glucosa en sangre, generando una falsa sensación de euforia que desaparece rápidamente porque el cuerpo se ve obligado a generar insulina para bajarlo. La consecuencia: el estrés aumenta y con él, la necesidad de comer dulce.

La dieta macrobiótica ayuda a reducir el estrés

Lo ideal es evitar toxinas y cargas extra a nuestro organismo y consumir principalmente alimentos moderados (también llamados neutros) para no tener que estar contrarrestando los extremos que nos descompensan mental y emocionalmente.

Entre las opciones beneficiosas, y neutras, que nos equilibran destacan los cereales integrales como el arroz o el mijo, ya que liberan glucosa gradualmente y son ricos en triptófano, que produce serotonina y ayuda a relajarnos. También son recomendables las verduras y las algas, ricas en minerales como el calcio y el yodo, así como las legumbres acompañadas de cereales.

Un buen remedio para apaciguar las emociones es tomar un vaso de kuzu con zumo de manzana. ¿Cómo se prepara? Pon un vaso de zumo de manzana (sin azúcar) en un cazo y disuelve en frío una cucharada pequeña de kuzu. Deja que hierva a fuego lento, removiendo hasta que cambie de textura y se vuelva trasparente. Espera a que se enfríe un poco y tómalo con calma, a pequeños sorbos. Al cabo de un rato lo verás todo de otro color.

Finalmente, recuerda que además de seguir una dieta con predominio de alimentos neutros es muy importante tomarse un tiempo para comer de forma relajada, masticar bien y hacerlo de forma consciente.