La hora del té

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

Diversos estudios sobre el té han demostrado que tiene propiedades beneficiosas para la salud, ya que contiene polifenoles unos compuestos con una fuerte actividad antioxidante. Existen aproximadamente tres mil tipos de té, y la diferencia se aprecia en el proceso que sigue la hoja desde que se recolecta hasta que se seca.

Beneficios del consumo habitual de té

– Hace que nos encontremos mejor: es rico en polifenoles, unos antioxidantes que aumentan nuestras defensas y neutralizan la actividad de los radicales libres.

– Favorece el pensamiento creativo: estimula el córtex cerebral y el sistema nervioso central, además de levantar la moral.

– Aporta vitaminas y flavonoides: nos da energía y está considerado un elixir de juventud poderoso.

– Reduce el colesterol: su consumo desintoxica el organismo y ayuda a eliminar las grasas.

– Contiene menos teína que el café: los tés indios tienen menos teína que los chinos, y en general, el té sólo contiene la tercera parte de la teína que aporta el café.

El ritual de preparación

– Mejor agua mineral: es ideal utilizar un agua libre de cal.

– Ponerlo en agua antes de que bulla: un punto fundamental para no destruir la vitamina C es que el agua no hierva. Si hierve tendremos que esperar hasta que las burbujas desaparezcan.

– Dejarlo reposar de 3 a 5 minutos: el tiempo que el té está en contacto con el agua es muy importante. Cuanto más rato repose, más astringente será y menos poder excitante tendrá la teína.

– No limpiar la tetera con detergente: sólo se debe aclarar con agua y dejar la capa oscura que se va acumulando para obtener un té más sabroso.