La mejor receta contra el estrés

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

El estrés es una reacción defensiva física y mental de nuestro organismo para afrontar un ambiente desfavorable. Existen investigaciones recientes entre la alimentación y el estrés. Una de las principales recomendaciones de los expertos es comer de manera equilibrada, escogiendo los nutrientes adecuados y evitando los alimentos que pueden acentuar el estrés.

Los hidratos de carbono equilibran los niveles de azúcar. El metabolismo necesita tener un nivel estable de glucosa en sangre, porque tanto las subidas como las bajadas de azúcar son negativas. Las legumbres y los cereales integrales (incluyendo pasta) son alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción lenta, que se liberan en la sangre de forma progresiva y proporcionan la glucosa necesaria durante más tiempo y con menos subidas de intensidad.

El triptófano aporta paz, serenidad y buen humor. Según diversos estudios, la velocidad de formación de serotonina en el cerebro depende de la concentración de triptófano en la sangre, que hasta cierto punto, podemos manipular a través de la alimentación. El triptófano se encuentra en los huevos, los lácteos, el pescado, la carne, las legumbres, la fruta y los frutos secos.

Las grasas de buena calidad aportan omega 3 y omega 6, que estabilizan el sistema nervioso. Las podemos encontrar en el pescado azul, el aguacate, las semillas de lino y de chía, el aceite de oliva virgen extra, el aceite de semillas, los frutos secos, los cereales integrales, la soja y el germen de trigo. En una alimentación equilibrada, estas grasas deben aportar entre el 25% y el 35% de las calorías totales diarias.

Los antioxidantes previenen el desgaste del cerebro, ya que tienen la capacidad de disminuir el efecto destructivo de los radicales libres. El brócoli, el perejil, el ajo, el apio, la cebolla, la manzana, el té, el vino y algunas plantas aromáticas como el tomillo y el romero son ricas en antioxidantes.

Las vitaminas del grupo B, presentes en los cereales integrales y en las verduras, mejoran nuestro estado de ánimo.

Finalmente, muchos expertos consideran el magnesio como el mineral antiestrés, ya que relaja los músculos y actúa positivamente sobre la transmisión nerviosa. Se recomienda para tratar la depresión y el estrés porque previene la ansiedad, las fobias y el insomnio. El germen de trigo, la levadura de cerveza, las almendras, las verduras y el plátano son alimentos ricos en magnesio.


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!