Las grandes virtudes de la avena

Los cereales más utilizados en la alimentación humana son el trigo, el arroz y el maíz. Pero gracias a la agricultura ecológica hace tiempo que han llegado a nuestra mesa otros cereales como la espelta, el centeno o la avena. Hasta hace poco la avena era un cereal poco conocido entre nosotros. Sin embargo, siempre ha estado presente en la dieta de los países nórdicos, donde se consume diariamente en forma de porridge y muesli.

La avena ecológica nos proporciona energía, vitalidad y bienestar. Además, es un remedio extraordinario para muchos tipos de enfermedades. Según el Dr. Eduardo Alfonso, la acción terapéutica de la avena no puede encontrarse en ningún otro cereal, ya que este noble alimento es capaz de resolver el curso de grandes enfermedades nerviosas, digestivas y reumáticas. La avena es el cereal antiestrés por excelencia, además de ser muy digestivo.

– Aporta energía

– Es muy nutritiva: destaca por su contenido en proteínas, lípidos o grasas vegetales, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y oligoelementos.

– Facilita la digestión y protege la pared intestinal

–  Estimula el funcionamiento del sistema nervioso, gracias a su riqueza en vitamina B1. La falta de esta vitamina provoca nerviosismo, falta de concentración, agotamiento, dolor de cabeza y estrés.

–  Evita la descalcificación de los huesos: favorece la salida de los dientes en los niños y evita la formación de caries dentales en los adultos.

–  Tiene un gran poder diurético y es rica en fibra

–  Equilibra el metabolismo, y por ello es recomendable para regular el colesterol, la hipertensión y la diabetes.

–  Fortalece el corazón

–  Favorece el desarrollo de los niños

–  Estimula la glándula tiroides.

Las formas más tradicionales de preparar la avena son el muesli, el porridge, la sopa y la crema. Para ello utilizamos la avena en copos. Además, podemos consumirla en forma de grano entero, en harina o líquida, como una bebida vegetal.