Las reglas de la buena merienda

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

La merienda tiene una importancia fundamental dentro del equilibrio nutricional del organismo, por eso es recomendable planificarla bien, para evitar la repostería industrial o productos demasiado azucarados.

Primero, tenemos que escoger el momento adecuado. Hay que merendar una vez hemos hecho la digestión de la comida, y con suficiente distancia de la cena, para que no nos quite el hambre. No es una comida para matar el hambre, sino que aporta nutrientes esenciales. Es un buen momento para tomar una pieza de fruta fresca, un zumo de fruta natural o un bocadillo de patés vegetales o de mermeladas sin azúcar. También te proponemos que tengas a manos frutos secos, que son un buen recurso ante demandas energéticas elevadas.

Te proponemos las siguientes recetas:

– Batido de fresas con bebida de avena

– Zumo de manzana y bocadillo de queso o de embutidos vegetales a base de tofu

– Pan con paté vegetal y una pieza de fruta

– Pan de nueces con melaza de cereales

– Yogur con muesli

– Una pieza de fruta y un puñado de frutos secos

– Zumo de zanahoria con tortitas de cereales

 


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!