Lino – Técnicas de cocina

Lino, una semilla muy rica en omega-3.

Las semillas de lino son oscuras o doradas, tienen un sabor neutro y al masticarlas adquieren consistencia mucilaginosa que actúa como lubricante intestinal, propiedad que se suma a la cantidad de fibra que aportan. Así mismo son una muy buena fuente vegetal de omega-3, que protege la salud cardiovascular.

La ración óptima diaria se sitúa en los 25g, y para obtener los máximos beneficios como laxante hay que dejar las semillas en remojo durante toda la noche junto con dos ciruelas secas. Otra forma de incluirlas en la dieta es, una vez molidas, añadirlas a panes caseros, zumos, yogures, ensaladas, sopas, etc.

La ecochef Mireia Anglada te enseña cómo hay que triturarlas para poder obtener el omega-3, sin que lleguen a oxidarse.

Lino triturado

  1. Tritura para poder absorber el omega-3. Sólo durante unos segundos, para que no pierda sus propiedades. Si te excedes al molerla, la semilla se calienta y se oxida.
  2. Congelar en un recipiente opaco y hermético.