Los antioxidantes en la dieta del deportista

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

Cuando hacemos ejercicio físico generamos una sobrecarga de radicales libres que tenemos que contrarrestar con una alimentación rica en antioxidantes.

Los radicales libres son moléculas inestables responsables de la oxidación de tejidos, proceso que da lugar al envejecimiento o deterioro de los tejidos. Por su parte, el sistema inmunitario puede verse afectado por un excesivo ejercicio físico (en diversas revisiones de estudios se ha demostrado que la aportación de unos 200mg de vitamina C en deportistas disminuye la incidencia de resfriados).

Para protegernos del daño de los radicales libres nuestro organismo produce una serie de antioxidantes. Además, existen alimentos –las frutas y las verduras, por ejemplo- que contienen potentes antioxidantes que nos ayudan a luchar contra la acción de los radicales libres.

Una de las ventajas de los antioxidantes es la prevención y recuperación de lesiones. Los radicales libres juegan un papel importante en el proceso inflamatorio, y una aportación adecuada de antioxidantes ayuda en la recuperación de los procesos inflamatorios postraumáticos, y son muy útiles en el alivio rápido de pequeñas lesiones. En general, las frutas y verduras son nuestras mejores aliadas, pero para asegurarnos una aportación de antioxidantes debemos comerlas de producción ecológica.

Los alimentos más ricos en antioxidantes son: crucíferas (brócoli, coliflor, col), pimiento, kiwi y cítricos, zanahoria, tomate, ajo y cebolla, té verde, frutas del bosque (arándanos, fresas, moras), nueces de Brasil, semillas de sésamo y de calabaza.

 


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!