Los secretos de la cocina al vapor

Para los días de cada día todos buscamos platos y comidas que sean nutritivas, y al mismo tiempo, ligeras y saludables. La cocina al vapor es la preferida de los grandes cocineros y de todos aquellos que han adquirido unos hábitos de alimentación saludables. Se trata de una de las maneras de cocinar más naturales que hay, porque no necesita grasas y mantiene intactos todos los nutrientes de los alimentos.

Cocinar al vapor consiste en dejar que sea el vapor que desprende el agua en ebullición el que cocina los alimentos, de manera que estos no entran en contacto con el agua. Siguiendo este proceso se conservan los sabores y los colores originales de la comida. Con este sistema podemos cocinar frutas, verduras, pescado, cereales como el cuscús o el bulgur… El resultado es que las frutas se vuelven más melosas y las verduras quedan crujientes y dulces.

Este tipo de cocina saludable mantiene intactas las vitaminas y los minerales del alimento, no enmascara los sabores, la cocción no aporta calorías y es una manera de cocinar muy rápida.

Decálogo para conseguir una buena cocción

1. Utilizar el utensilio adecuado. Puede ser una cesta de bambú o una cesta de acero inoxidable.

2. No sobrecargar la cesta de verduras. El vapor tiene que circular libremente.

3. Vigilar que el agua no se evapore del todo.

4. Confirmar que la tapa está bien cerrada.

5. Cocinar a fuego medio, tirando a bajo.

6. No salar los alimentos durante la cocción si no queremos que pierdan el color.

7. El tiempo de cocción depende del alimento. Si las verduras están cortadas en trozos pequeños se harán antes.

8. Los tubérculos se tienen que poner cuando el agua esté aun fría.

9. Si cocinamos arroz o pescado es recomendable poner el alimento sobre una hoja de col o de espinacas.

10. Podemos aromatizar los alimentos añadiendo al agua especias, vinagre, aceite, vino…