Masia Moliner- Compañeros de viaje

Masia Moliner es una finca ubicada en Castellví de la Marca, en la que Rafa, junto a su familia, cultivan frutas y verduras ecológicas.

La carretera que lleva a Masia Moliner nos transporta a otra época. Su huerta colorida y apacible nos hace olvidar la acelerada vida en la gran ciudad y vemos una existencia tradicional y laboriosa, reflejo de como nuestros abuelos trabajan a diario la tierra para poder dar de comer.

Rafael Moliner nos cuenta que la tradición huertana de su familia se remonta a mediados del siglo XIX, cuando sus antepasados Vicente y Pedro ya trabajaban los pequeños bancales que con esmero construían a orillas del río Maimona, en Castellón. “Hoy nuestra huerta se encuentra en Castellví de la Marca, en el Alt Penedès, donde disfrutamos de un clima cálido y prelitoral ideal para trabajar la tierra”.

Ha pasado mucho tiempo, pero en Masia Moliner trabajan y cuidan la tierra igual que hacían sus abuelos. “Sin ser conscientes ellos hacían una agricultura ecológica y sostenible, que ahora nos parece que descubrimos, pero que no es otra cosa que la vuelta a los orígenes”.

Y lo hace con esmero y compromiso, valores que comparte con Veritas. “De ahí que la relación que mantenemos sea más de compañeros de viaje, que no de simples colaboradores comerciales. Cuando obtuve mi primera cosecha ecológica tenía claro que quería que mis verduras y hortalizas estuvieran en Veritas porque es todo un referente en el mercado ecológico. Así que entré en un supermercado y pregunté directamente por el jefe de compras. A partir de ahí todo fue rodado: visitaron la finca, llegamos a un acuerdo y desde entonces compartimos objetivos y visión de presente y futuro”, nos explica.

Rafa tiene claro cuáles son los objetivos de la agricultura ecológica y los defiende apasionadamente. “No aplicamos productos de síntesis química ni herbicidas, fertilizamos con estiercol orgánico y tenemos una visión de la sanidad vegetal que incluye la gestión de la biodiversidad y la lucha biológica. Estamos certificados por el CCPAE, pero más allá del producto ecológico, buscamos producir y comercializar frutos que sean de proximidad, a la vez que social y económicamente sostenibles”.

Gracias a la marianda “que es como se conoce al aire del mar que nos llega durante la noche de la zona de Vilanova”, toda la huerta amanece cubierta de una beneficiosa humedad. Ese hecho, unido a la excepcional orientación de la finca hace que Masia Moliner sea muy productiva durante todo el año. Cada mañana recogen las frutas y verduras que están en su justo punto de maduración al sol y “en 4 horas están en el almacén de Veritas. Nuestras hortalizas conservan intactas todas sus propiedades nutricionales porque apenas transcurren unas horas entre que las recogemos y se ponen a la venta”.

¿Cómo previenen las plagas?

  • Ni químicos ni pesticidas: las plagas se tratan con remedios naturales, como cola de caballo hervida y ortiga.
  • Plantas que ayudan: otro punto básico es seguir las leyes de la naturaleza y aprovecharlas. “En medio del huerto plantamos flores que atraen insectos buenos, es decir que son depredadores naturales de los enemigos de nuestros cultivos”.
  • Barreras naturales: una de las cosas que más llama la atención al mirar el huerto de la Masia Moliner es que tiene malas hierbas. Utilizan el acolchado, que consiste en dejar que los pasillos de la huerta estén cubiertos por una capa protectora de hierba. Tiene muchas ventajas. Entre ellas, inhibe el crecimiento de hierbas no deseadas, aporta materia orgánica al suelo, retiene la humedad de la tierra, protege las raíces de los cambios bruscos de temperatura y favorece la biodiversidad.

Conoce al resto de nuestros compañeros de viaje.