Pickles caseros

Los pickles tienen un efecto desintoxicante y un alto valor nutritivo, ya que los fermentos bien elaborados contienen mucha vitamina C. Además, si tomas una cucharada antes y después del plato principal favorecerás su digestión.

Pickles caseros - megustacomersano

La fermentación permite conservar los vegetales durante mucho tiempo y posibilita que se mantengan las características nutritivas de los alimentos. Tanto las verduras prensadas con sal marina como con miso y shoyu nutren el sistema digestivo y el inmunológico.

 

Maceración en bote de cristal

 

Necesitarás un bote de cristal con tapa, que no sea muy grande, agua, una cucharada de sal marina, una gasa, una goma elástica y las verduras seleccionadas. Puedes escoger zanahoria, para empezar.

 

  1. Mezcla 250ml de agua con la sal marina, hasta que se deshaga completamente.
  2. Corta la zanahoria muy fina, colócala en el bote de cristal (procurando que quede lleno), y añade la mezcla anterior. Tapa el bote con la gasa y la goma, y déjalo sin tapar en un armario fresco y prácticamente sin luz. Pasados 3 o 4 días, tapa el bote y ponlo en la nevera entre 7 y 10 días más.
  3. Comprueba el resultado. Si el agua tiene una textura gelatinosa no se debe consumir, ya que ha faltado sal y se ha podrido. Si la verdura sale firme, pero está muy salada, hay que limpiarla muy bien con el agua del grifo.
  4. Finalmente, puedes utilizar el agua de los pickles para condimentar una vinagreta o para darle sabor a una crema de verduras.