Protege tu cabello en verano

Durante el verano no sólo expones tu piel a los rayos solares, al cloro de las piscinas, al agua salada, a la arena y al viento, sino también tu cabello. Sin el cuidado capilar adecuado, estos factores pueden influir de forma negativa en tu pelo, dejándolo quebradizo, frágil y más graso. Sin embargo, utilizando el champú adecuado puedes conservar la vitalidad y la salud de tu cabello.

Tras el baño, ya sea en el mar o en la piscina, debes retirarte bien el agua salada o el cloro del pelo con un champú suave. Los principios activos naturales del muérdago, del lúpulo y de la miel cuidan y fortalecen el cabello, mientras que los extractos de tilo y melisa tienen un efecto calmante para el cuero cabelludo.

El pelo dañado y apagado necesita un champú regenerador. La malva, la proteína de trigo y el sirope de arce son ingredientes naturales que penetran en profundidad en la raíz y fortalecen de forma duradera el cabello dañado.