Qué indica el color de la piel

La piel del rostro tiende a mostrar una coloración predominante que, según el diagnóstico oriental, es indicativa de lo que pasa en el interior del cuerpo. A través de una alimentación adecuada podemos restituir el buen funcionamiento de los órganos internos y conseguir un color saludable, como resultado del correcto funcionamiento energético.

Centrándose en la tonalidad de la piel del rostro, Michio Kushi, maestro de la macrobiótica mundial y profesor de diagnóstico oriental, explica que los colores reflejan una condición determinada del cuerpo y nos da las claves para interpretarlas. En sus clases explica que cada grupo racial tiene la piel de color diferente, pero que los colores que describiremos a continuación aparecen en todas las personas de la misma manera, independientemente de la raza.

Qué indica el color de la piel

Rojizo

Los puntitos y los capilares rotos de color rojo indican una condición yin y que el corazón está sobrecargado de trabajo, cosa que ocasiona la expansión de los capilares hacia la superficie de la dermis. En estos casos hay que limitar o evitar la comida extremadamente yin / azúcares refinados, repostería, zumos de fruta, bebidas azucaradas, alcohol), que provocarán que los capilares se continúen rompiendo no sólo en la cara, sino en otras partes del cuerpo, como las piernas, por ejemplo.

Amarillento

Indica la existencia de problemas en el páncreas, el hígado y la vesícula biliar. Esta tonalidad se identifica claramente en los casos de ictericia, cuando está amarillo hasta el blanco de los ojos. En este caso hay que eliminar los alimentos extremadamente yang (sal, carne, embutidos y quesos curados) y consumir más vegetales.

Verdoso

No es nada común y aparece en raras ocasión, excepto en partes muy yin del cuerpo como son las venas. Michio Kushi observa que la coloración verdosa indica la tendencia a desarrollar cáncer y que aparece en los laterales de la cara cuando el pulmón está afectado, mientras que, si se localiza en el dorso de las manos, entre los dedos índice y pulgar, el órgano afectado es el estómago. También se muestra en ocasiones a lo largo de la pierna, bajando desde la rodilla por la parte externa.

Morado y azulado

Estamos ante problemas circulatorios importantes. Suelen aparecer en la nariz de algunos hombres a partir de los 40-50 años y reflejan hipertensión y un corazón muy dilatado. Cuando el corazón empieza a dilatar necesita más presión para bombear sangre y si se dilata más pierde fuerza. Como consecuencia, la tensión baja y las venas se ven claramente moradas. En este caso se impone un cambio drástico de hábitos alimentarios. Hay que eliminar la carne roja y el alcohol, reducir la sal y el azúcar y seguir una dieta a base de cereales integrales, verduras, legumbres, frutos secos, semillas, pescado y fermentados.

Grisáceo

Es síntoma de una deficiencia energética del hígado. El color gris es muy común en los países industrializados, pero raramente se encuentra en personas que comen de forma equilibrada. Es signo de que el hígado está inflamado y duro, y también se suele asociar a la depresión y a la tendencia al enojo. El hígado reclama más verduras en la dieta (espárragos, puerros, alcachofas, col, brócoli, lechuga, espinacas, acelgas), menos grasas saturadas (es decir, menos proteína animal) y añadir un toque de sabor ácido de limón a los platos.

Blanco o muy pálido

Revela que la energía del pulmón no está funcionando correctamente, lo que indica una condición yin de los pulmones. Se trata de un tono que puede señalar asma, problemas respiratorios o incluso alergias. Para solucionar el problema es aconsejable suprimir de la alimentación el azúcar, las bebidas azucaradas, los lácteos y las harinas refinadas.

Descubre cómo aplicar el diagnóstico oriental para tu rostro, cejas, boca y lengua.