Quinoa, energía sin gluten

Alimento indispensable en la despensa de los celiacos, la quinoa amplía las posibilidades culinarias de los que no pueden tomar gluten y quieren comer de forma saludable y nutritiva.

Quinoa, energía sin gluten - Me gusta comer sano

Posee proteínas de alto valor biológico, que contienen todos los aminoácidos esenciales. Es rica en fibra y minerales, como hierro, calcio y fósforo. También contiene vitamina B y ácido fólico. Además, aporta carbohidratos de absorción lenta y es baja en grasas (entre un 4% y un 9%), la mitad de las cuales son cardiosaludables en forma de ácido linoleico (omega-6).

La quinoa es un grano versátil que forma parte de infinidad de elaboraciones culinarias sin gluten. Es tan digestiva y bien tolerada que se puede añadir como ingrediente a las papillas de los bebés. Los granos pueden cocerse como si se tratase de arroz, para hacer risottos o paellas, pero también puede incorporarse a guisos, sopas, ensaladas o para hacer rellenos o hamburguesas vegetales. Por lo otro lado, es interesante para las elaboraciones dulces. Por ejemplo, una mezcla de granos de quinoa hinchada con miel o sirope de agave y frutos secos para hacer barritas energéticas. Incluso hay quien las baña en chocolate para preparar deliciosas golosinas sin gluten.

Consejos de preparación

  1. Limpiar los granos: hay que lavar la quinoa hasta que salsa la espuma provocada por la saponina, la sustancia que da un sabor amargo a la quinoa.
  2. Cocerla: las proporciones son 1 taza de quinoa por 2 de agua o caldo. (Esta taza de quinoa en seco, dará como resultado 3 tazas de quinoa preparada).
  3. Tiempo: hervirá durante 15 o 20 minutos.
  4. Presentación: puede acompañarse de verduras, frutos secos, semillas, especias o hierbas aromáticas. Si quieres que tenga sabor a nueces, tendrás que tostarla en la sartén después de hervirla.