Si haces deporte, ¡hidrátate!

La importancia de la hidratación cuando practicamos deporte es de sobre conocida. La pérdida de agua y líquidos durante el ejercicio tiene una influencia negativa, tanto sobre el rendimiento como sobre la integridad física. En caso de practicar bastante deporte es bueno seguir estos consejos.

Hay que tomar unos 500ml de agua dos horas antes de hacer ejercicio. De esta manera el organismo tiene suficiente tiempo para establecer la osmolaridad entre tejidos y eliminar el agua residual.

Media hora antes de empezar hay que compensar la pérdida de agua. Si llevamos una hora haciendo ejercicio tenemos que hidratarnos en intervalos regulares, para reponer el agua perdida por la sudoración.

Después de hacer ejercicio es importante tomar líquidos e hidratos de carbono, como fruta, fruta seca o zumos de fruto natural.