¿Siempre enfadados? ¡Cuidado con lo que comemos!

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

Los alimentos que comemos diariamente influyen no sólo en nuestra salud física; también lo hacen (y mucho) en nuestra estabilidad mental y emocional. Si notas que estás irritable y te enfadas con frecuencia es posible que tu hígado esté sobrecargado a causa de un exceso de grasas saturadas y proteínas animales. Revisa tu dieta y notarás un gran cambio!

Según la medicina tradicional china, todos los órganos del cuerpo están unidos a los estados de ánimo. De ese modo el riñón se relaciona con la autoestima y la valentía, el corazón con nuestras emociones y el sistema digestivo con la claridad mental.

El hígado es el órgano encargado de permitir que la energía y la sangre fluyan por el cuerpo sin interrupciones. Cuando está sobrecargado, debido al exceso de fritos, lácteos duros y proteína animal, nos sentimos enojados y enfadados, ya que la energía se queda bloqueada.

Dieta recomendada

El objetivo es que las grasas puedan ser fácilmente digeridas, diluidas y metabolizadas, de manera que no se acumulen en la zona del hígado y del diafragma.

Reducir el exceso de grasas saturadas. En caso de seguir comiendo fritos, lácteos, embutidos, carnes, mantequilla… acompañar estos alimentos de verduras amargas, chucrut o agua con limón.

Aumentar el consumo de proteínas vegetales. Comer legumbres y cereales es la mejor opción para sustituir la proteína animal.

Comer verduras en abundancia. Hay que escoger verduras como la col verde o el brócoli, alcachofa, espárrago, remolacha, hinojo, apio…

Finalmente, podemos condimentar con hierbas aromáticas, tomar infusiones depurativas y evitar los procesados y el alcohol.

 


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!