Superalimentos, una apuesta segura

Un superalimento es aquel que tiene propiedades nutricionales superiores a los alimentos comunes y, por lo tanto, aporta mayores beneficios curativos y medicinales. Está demostrado que su presencia en una dieta equilibrada es provechosa tanto a nivel físico como emocional.

Superalimentos, una apuesta segura_Veritas

Estamos ante una categoría especial de alimentos que se encuentran de forma natural en la naturaleza desde hace siglos. Se conocen como superalimentos porque una pequeña cantidad concentra una densidad enorme de nutrientes. Previenen y tratan enfermedades, aportan energía, fortalecen el sistema inmunológico, atenúan los efectos del envejecimiento y son de fácil absorción.

Cúrcuma: antibiótico natural

Muy utilizada en la gastronomía hindú, pertenece a la familia del jengibre y forma parte del popular curry. Puedes añadirla a ensaladas, sopas, salsas, zumos de fruta, como adobo para carnes, pescados…

Es muy conocida por sus propiedades antiinflamatorias a todos los niveles y está considerada como un verdadero antibiótico natural. Ayuda a calmar el dolor, protege el hígado y la vesícula biliar y tiene un altísimo contenido en hierro. Para aprovechar completamente sus beneficios nutricionales conviene mezclarla con pimienta negra. La pimienta es rica en piperina, y este compuesto hace que la curcumina (el principal ingrediente de la cúrcuma) sea más fácil de absorber por el cuerpo.

Kale: nutritiva y antioxidante

La col kale o rizada es muy conocida debido a su alto poder nutritivo. Aporta más calcio que la leche y más hierro que la carne, junto con vitaminas A, C y K. Igualmente, es antiinflamatoria y antioxidante, protege la vista y contribuye a prevenir el cáncer y el Alzheimer.

Azaí: desintoxicante y digestivo

La pulpa del azaí posee una de las mayores concentraciones de flavonoides y antioxidantes del reino vegetal. Basta añadir una cucharada de polvo de azaí a batidos de frutas, bebidas vegetales, yogures o kéfir para notar sus efectos. Es un gran desintoxicante y favorece la digestión. Además, gracias a la presencia de aminoácidos y omega-3, 6 y 9, reduce los niveles de colesterol.

Bayas de goji: fuente de juventud

Son uno de los alimentos más nutritivos del planeta, dado que contienen 19 aminoácidos (algunos esenciales), minerales, vitaminas y fitonutrientes. Consumidas en polvo se pueden tomar con los cereales del desayuno, batidos, yogures… Son muy ricas en carotenoides y antioxidantes, lo que contribuye a proteger la vista y frenar el envejecimiento celular. También ayudan a la quema de grasas.

Hierba de trigo: energética y depurativa

Purificadora por excelencia, la hierba de trigo es muy eficaz para alcalinizar la sangre y aumentar la vitalidad. Es un alimento 3 veces más proteico que la carne, y contiene un poderoso antioxidante que inhibe la formación de los radicales libres.

Alga espirulina: el alimento del milenio

Fuente de proteína natural, hay que incluirla poco a poco en la dieta, ya sea en batidos, salsas, aliños, guisos… Contiene grandes cantidades de clorofila, un poderoso anticancerígeno, energizante, depurativo y regenerador celular. Entre sus cualidades destacan la limpieza de la sangre y la mejora de la flora intestinal, así como su alta aportación de hierro.