Té, una bebida milenaria

Tomar té de manera regular nos aporta muchos beneficios. Entre ellos, destaca el aumento de las defensas de nuestro organismo y la neutralización de los radicales libres, gracias a su contenido en polifenoles, unos potentes antioxidantes. Sin embargo, esta no es la única virtud del té, ya que además reduce el colesterol, desintoxica el organismo y ayuda a eliminar grasas.

El té es la bebida más antigua del mundo, con más de 5.000 años de historia. Existen aproximadamente 3.000 tipos de té, que provienen de la planta thea sinensis y que generalmente se integran en cuatro grupos principales: blanco, negro, verde y rojo.

Té blanco, el mejor antioxidante

Procede de las montañas de Fujian, y una vez recolectado apenas se manipula; se deja evaporar el agua de las hojas y se seca al aire y al sol, lo que ayuda a mantener intactas todas sus propiedades. Es un producto exquisito y saludable, que está considerado el antioxidante más potente de la naturaleza.

Té rojo, ayuda a eliminar toxinas

En China se considera la bebida de la salud, y el más valorado es el de la variedad Pu Erh, originario de la provincia de Yunnan. Destaca por su efecto diurético, por reducir el colesterol y por ayudar a eliminar toxinas.

Té verde, reductor de grasas

Es fruto del proceso de cocer y secar en el fuego las hojas de la planta. Una taza al día es suficiente para disfrutar de sus beneficios: dificulta la formación de coágulos, reduce el colesterol y las grasas de la sangre, evita la hipertensión y previenen el envejecimiento celular.

Té negro, el más energético

Destaca por su aporte de energía y por ser el té más aromático, una característica que adquiere a causa de la fermentación.

Consejos de preparación:

– El agua tiene que estar caliente pero no debe hervir. Es fundamental para no destruir la vitamina C.
– El tiempo de reposo medio debe ser de 3 a 5 minutos. Cuanto más tiempo se deje en reposo, más astringente será la bebida y menos poder excitante tendrá la teína.
– No limpiar la tetera con detergente.