Tempe: proteínas de alta calidad

El tempe contiene proteínas de alto valor biológico, es decir, aporta todos los aminoácidos que el cuerpo necesita para funcionar de manera correcta. Elaborado con soja fermentada, es un ingrediente muy versátil en la cocina que podemos añadir a prácticamente cualquier plato: croquetas, hamburguesas, pastas, estofados…

Tempe, proteínas de alta calidad - Veritas

De la misma manera que el tofu, se elabora a partir de granos de soja, pero tiene otras características nutricionales y una textura diferente. En el caso del tempe, el proceso de fermentación de la soja retiene todas las proteínas, y comparado con el tofu contiene más fibra y vitaminas, así como una textura más firme y un sabor más fuerte.

¿Cómo se cocina?

  • Cocción: corta el tempe en trozos regulares y hiérvelo durante 10 minutos con un trozo de alga wakame o tofu y un chorrito de salsa de soja, para que el salado empiece a disimular el sabor amargo del tempe. Después, puedes cocinarlo. Y, si aun así sigue pareciéndote amargo, puedes añadirle una salsa suave a base de cítricos o hierbas.
  • Frito: córtalo en trozos extremadamente finos y fríelo hasta que quede crujiente.
  • En estofados: otra opción es incorporarlo a los estofados, siempre previamente frito.
  • Croquetas y hamburguesas: haz un sofrito de cebolla, añade el tempe hervido y desmenuzado y dale forma. Si quieres puedes combinarlo con un cereal. El arroz es una buena opción.
  • A la plancha: una manera de comer tempe sin necesidad de hervirlo antes es partirlo por la mitad y untar con miso blanco (shiro miso) toda la pieza. A continuación, se deja en la nevera como mínimo durante una noche. Al día siguiente se lava y se cocina a la plancha con unas gotas de aceite. También puedes dejarlo macerar toda la noche con soja, jengibre, agua y hierbas aromáticas, y cocinarlo a la plancha al día siguiente.