Todo sobre el coco

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!


 

El coco es una fruta tropical cada vez más apreciada. Su sabor suave y delicioso la convierte en protagonista de multitud de preparaciones de repostería, y sus derivados –aceite de coco, leche, harina y agua– destacan por sus importantes beneficios para el organismo.

Aceite de coco

El aceite de coco virgen de extracción en frío no contiene colesterol ni grasas hidrogenadas o trans. Por tanto, ayuda a proteger el corazón y el sistema inmunológico. Además, ayuda a controlar el peso, mejora la digestión y la absorción de nutrientes y es apto para vegetarianos y veganos.

El aceite de coco es muy versátil. Puede utilizarse para cocinar, ya que soporta perfectamente las altas temperaturas. De hecho, es el único aceite que no se oxida al calentarse. También es recomendable para tratar infecciones y heridas, gracias a sus propiedades antifúngicas y antibacterianas. Y, es un fantástico remedio natural de belleza. Activa el crecimiento del cabello, aporta brillo e hidrata el cabello seco.

Harina de coco

La harina de coco no contiene gluten, por lo que es recomendable para celiacos. Además, contiene menos carbohidratos y más fibra que el resto de harinas.

Leche de coco

Se elabora a partir de la pulpa del coco y sólo tiene un 18% de grasa. Su textura cremosa es ideal para hacer sopas, salsas, platos con curry, postres y batidos.

Agua de coco

Es una alternativa saludable a las bebidas isotónicas, debido a su riqueza en potasio, magnesio, sodio, calcio, azúcares y antioxidantes.

 


¿Te ha gustado esta publicación? ¡Compártela!