Triángulos de polenta

Triángulos de polenta, una receta muy sencilla y deliciosa de la foodblogger Green Mama. La sémola de maíz o polenta se distingue por su finísimo grano de color amarillo. El maíz es un cereal sin gluten muy nutritivo y digestivo, que es especialmente apropiado para los más pequeños gracias a su sabor dulce y la textura cremosa. Muy sencillos de preparar, los triángulos que cocinamos hoy son un excelente y energético primer plato.

Triángulos de polenta

Ingredientes:

Elaboración

  1. Calienta una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Inmediatamente, añade los tomates cherry cortados en cuatro partes, las judías en trocitos y el calabacín a dados. Saltéalos a fuego medio, hasta que notes que están cocidos al dente.
  2. Añade un poco de sal, las hierbas aromáticas secas y la albahaca sin tallo. Cocínalo unos 3 minutos a fuego lento y resérvalo.
  3. En una olla, pon el agua con sal y llévalo a ebullición. Mientras tanto, desmenuza el queso con las manos.
  4. Cuando empiece a hervir, añade la polenta lentamente y, remueve para que no se hagan grumos. Baja el fuego y déjalo cocer entre 3 y 5 minutos, durante los cuales la polenta se espesará. Añade la bebida de arroz, mezcla hasta que se condense de nuevo y apaga el fuego.
  5. Incorpora en la olla de polenta la verdura salteada y el queso desmenuzado y mézclalo cuidadosamente.
  6. Vierte y estén la polenta en una bandeja de horno y déjala enfriar en la nevera unos 10 minutos.
  7. Hornea unos cuantos minutos la polenta para que se dore por encima, déjala enfriar y corta los triángulos.