Trigo sarraceno, ideal para el invierno

Hace frío y el cuerpo nos pide alimentos de naturaleza caliente o yang que nos reconforten y nos calienten por dentro. El trigo sarraceno templa el organismo, tonifica, fortalece y está libre de gluten.

Trigo sarraceno, ideal para el invierno - Veritas

El trigo sarraceno calienta el cuerpo, a la vez que tonifica y fortalece los riñones. Para los celiacos o las personas que quieran seguir una dieta libre de gluten es una alternativa ideal para obtener energía. Además, los estudios demuestran que incluso en altas concentraciones la harina de trigo sarraceno y sus proteínas no provocan reacciones inmunológicas en los celíacos.

Son muchos los beneficios que tiene sobre el organismo, pero cada uno experimenta los efectos de una manera diferente en su interior. Por tanto, lo más recomendable es incluirlo en diferentes recetas ahora que hace frío y experimentar sus beneficios en el metabolismo.

El trigo sarraceno contiene flavonoides, unos compuestos que aumentan la elasticidad de los vasos sanguíneos y los fortalecen, lo que mejora la circulación. También ayuda a prevenir la formación de coágulos sanguíneos y disminuye el colesterol malo y la producción de histamina.

Por su riqueza en hidratos de carbono, vitaminas del grupo B, lisina y magnesio, equilibra el sistema nervioso y ayuda a remontar en caso de sufrir ansiedad, cansancio o incluso depresión.