Trucos para que los niños se coman las verduras

Las verduras tienen un papel fundamental en una dieta equilibrada, pero no siempre es fácil conseguir que nuestros hijos se las coman. Te damos algunas ideas para tener éxito en el intento.

Trucos para que los niños se coman las verduras - Veritas

Un equipo de la Universidad de Cornell (USA) descubrió que a un número inusualmente elevado de niños de una guardería de Nueva York les gustaba mucho el brócoli. El motivo, según los investigadores, era que a dos hermanos muy populares del centro les encantaba, porque sus padres les habían dicho que el brócoli era un árbol de dinosaurio y que cuando lo tomaban podían, al igual que los dinosaurios, devorar árboles. Los niños contagiaron este entusiasmo al resto de compañeros y en poco tiempo la guardería se había convertido en un paraíso infantil para los amantes de esta verdura.

El rol de los padres es un modelo para los hijos

Las preferencias alimentarias de los niños están construidas a partir de las de los padres. Por esta razón…

  • Si quieres que coman verduras, los padres también tienen que hacerlo. Un estudio demostró que la ingesta de verduras y frutas en niños de cinco años tenía una relación directa con la ingesta de sus padres.
  • Crea expectativas positivas, como el ejemplo del brócoli en la guardería.
  • No dejes que coman solos. Según los experimentos de Cornell, comer rodeados de gente nos hace comer más (entre un 35 y un 100% más). Y, un ambiente agradable, sin tensiones, hará que los niños estén predispuestos a probar alimentos nuevos.
  • Más variedad en el plato. Es mejor poner tres verduras diferentes en el mismo plato que una sola. Y, la presentación debe ser por separado, ya que los niños prefieren poder identificar lo que comen.
  • Hazlos partícipes del proceso. Pueden colaborar a comprar y escoger las mejores verduras o ayudarte en la cocina. Los estudios demuestran que los niños que aprenden a cocinar, después escogen alimentos más saludables.
  • Vale la pena comprar verduras ecológicas de proximidad porque tienen más sabor; comerlas frescas y cocinarlas con imaginación.