Usos del alga kombu

El alga kombu es un alimento protagonista en la cocina japonesa, debido a la gran cantidad de nutrientes que aporta. Es hora de aprender a introducir este alga en nuestro día a día, y así acostumbrar al paladar a disfrutar de esta fuente de salud increíble.

Usos del alga kombu - Me gusta comer sano

Existen diferentes tipos de alga kombu en el mercado: salada y fresca, seca, fresca y en polvo. Cada variedad requiere un tiempo de cocción diferente, además del tratamiento que hay que hacer antes de cocinarla.

  • Salada y fresca: hay que quitarle la sal varias veces, como si fuese bacalao.
  • Seca: es la más fácil de utilizar, ya que está deshidratada. Además, es la que mejor se conserva. Es recomendable remojarla previamente unos 30 minutos y después cocinarla entre 30 y 45 minutos.
  • Fresca: no dura mucho tiempo en la nevera, y resulta deliciosa en un wok de verduras o en ensalada.
  • En polvo: es perfecta para preparar vinagretas y repostería.

En la cocina

  • Un caldo sabroso y delicado

Hervida en agua mineral el tiempo requerido, proporciona un caldo excepcional, conocido con el nombre dashi, que es la base de muchos platos japoneses. Seria semejante a nuestro caldo de pescado, que sirve de base para muchas recetas y se puede preparar con antelación y reservarlo para cuando sea necesario.

  • Combina con legumbres y tofu

Es un alga ideal para cocinar todo tipo de legumbres. Por su contenido en ácido glutámico, ablanda las fibras de las legumbres y reduce el tiempo de cocción, a la vez que aumenta el sabor y la digestibilidad del plato. Esta misma característica la hace ideal para cocinar tofu o tempe.

  • El snack más saludable

En este caso tiene que ser seca y sin hidratar. Hay que freírla con aceite de oliva virgen extra caliente y no alargar mucho la cocción. Una vez frita es aconsejable acompañarla con limón para digerir mejor las grasas y, si es posible, con nabo o daikon rallado para depurar el organismo.