Alimentos para contrarrestar la exposición a las pantallas

Gran parte de nuestro día transcurre frente al ordenador, el móvil o la tableta. Además de provocar fatiga visual, la exposición a las pantallas influye negativamente en el hígado, que precisa de una dieta rica en frutas, legumbres y verduras verdes para recuperarse.

Alimentos para contrarrestar la exposición a las pantallas - Consejos - Veritas

Según la medicina tradicional china, la función de la vista está relacionada y dirigida por el hígado. Así, cuando dicho órgano funciona bien, el ojo tiene fuerza, pero cuando la vista trabaja demasiado o en malas condiciones, el hígado sufre más.

El hecho de mirar una pantalla luminiscente desgasta la sangre acumulada en el hígado (ya que una de sus funciones es regular la sangre que circula por el organismo) y ese desgaste se acentúa cuando la atención a la pantalla es prolongada.

Esa deficiencia de sangre o sequedad puede provocar alergias cutáneas, dermatitis, problemas musculares, dificultades para dormir, ansiedad, nerviosismo, irritabilidad y cansancio. A nivel emocional, la medicina tradicional china explica que esa sequedad del hígado se traduce en un vacío interno que puede evolucionar hasta una depresión sin causa justificada, junto con un sentimiento de desmotivación vital.

Alimentos para contrarrestar la exposición a las pantallas.

Una dieta variada a base de cereales integrales, verduras y proteínas es garantía de fortaleza ante las agresiones externas.

  • Zumos de fruta: en especial de zanahoria y de frutas rojas, como fresas, arándanos, uvas moradas, sandía o remolacha.
  • Legumbres: es conveniente tenerlas presentes a diario en nuestra alimentación.
  • Aceites de primera presión en frío: el de onagra mejora la condición del hígado significativamente.
  • Verduras verdes: el perejil, la kale, los berros, los germinados de alfalfa y el alga espirulina poseen clorofila, que aumenta el flujo de sangre al hígado.
  • Melazas y mermeladas: la melaza de cebada y mermeladas sin azúcar de frutos rojos (fresa, cereza, arándano y mora) actúan de manera similar y su untuosidad se recomienda para contrarrestar la sequedad. Hay que tomar un par de cucharadas soperas al día.