Brócoli – Técnicas de cocina

El brócoli es un superalimento con propiedades antioxidantes, rico en clorofila, calcio y vitaminas. Descubre cómo cocinarlo para que mantenga intactos sus beneficios nutricionales.

Pertenece a la familia de las crucíferas, junto con las coles (de Bruselas, rizada, lombarda), la coliflor y el nabo. Su importancia para el buen funcionamiento del organismo viene dada por su contenido en glucosinolatos, unos compuestos antioxidantes que evitan la formación de células cancerígenas y regulan las hormonas. Por eso, los expertos recomiendan consumirlas unas tres veces por semana. Al vapor, hervidas, en wok… Sus posibilidades en la cocina son muy variadas y tanto su sabor como textura siempre resultan apetecibles.

Brócoli – Técnicas de cocina

Al vapor

  • Pon agua a hervir con hierbas aromáticas para dar sabor.
  • Cuando salga el vapor coloca el brócoli en la vaporera.
  • Cocina durante 8-15 minutos.

Hervido

  • Pon agua a hervir y cuando arranque el hervor añade la sal para mantener la clorofila.
  • Cocina durante 3 o 5 minutos.
  • Enfría rápidamente para evitar que se siga cociendo y pierda propiedades. Es importante que no se oxide el color, porque significa que pierde propiedades.

Wok

  • Trocea el brócoli.
  • Saltea con aceite durante 3 minutos.
  • Agrega la sal al final de la cocción para que no salgan los jugos y hierva.

Es muy habitual que tras su ingesta aumenten las flatulencias. Para evitarlo es conveniente acostumbrarse a tomarlas regularmente en pequeñas cantidades, masticarlas muy bien y tomar algún carminativo (hinojo, anís, comino) o una infusión que ayude a reducir la formación de gases.

Descubre nuestra colección de técnicas de cocina.