Las autoridades sanitarias advierten que durante el embarazo los requerimientos de calcio aumentan hasta un 40%. En este artículo, te recomendamos alimentos ricos en este mineral, alternativos a los ya conocidos lácteos.

A medida que avanza el embarazo, y especialmente a partir del segundo trimestre, es posible que las reservas de hierro de la futura madre vayan disminuyendo y por este motivo hay que incrementar los alimentos ricos en este mineral.

Si quieres que tu futuro bebé tenga una mente ágil y despierta, lo mejor es ponerse cuanto antes. Los ácidos grasos y el yodo son nutrientes clave en el desarrollo del cerebro del pequeño y no pueden faltar en la dieta de la embarazada.