Col kale, imprescindible de otoño 2018

El otoño es un buen momento para introducir la col kale en tu dieta porque el organismo necesita hacer una limpieza y la clorofila que contiene ayuda a eliminar toxinas. Además, es la verduras de hoja verde más rica en calcio y hierro, al mismo tiempo que gracias a su contenido en fibra estimula la función intestinal.

De tallo firme, aspecto escarolado y color verde intenso, la col kale se ha convertido en la protagonista de muchas recetas debido a su gran valor nutricional. Sus hojas están repletas de nutrientes saludables y tienen muy pocas calorías. Son muy depurativas y diuréticas debido a su elevado nivel de agua y potasio y su bajo aporte de sodio, resultando beneficiosas en casos de hipertensión y retención de líquidos.

La col kale es la verdura de hoja verde que aporta más calcio y hierro. Además, es rica en fibra y azufre, que estimulan la función intestinal. También destaca su riqueza en antioxidantes y en betacarotenos, importantes para mantener la vista, la piel, el cabello y las mucosas en buen estado. Finalmente, contiene abundante vitamina C, que ayuda al organismo a absorber el hierro y K, que desempeña un papel fundamental en la prevención de procesos inflamatorios.

Sin ninguna duda, el sistema de producción ecológico favorece las concentraciones de nutrientes en las hortalizas como la kale. El hecho de tener menos agua implica una mayor concentración de materia seca, que es donde se concentran los minerales, las vitaminas, los compuestos fotoquímicos, etc. Si analizamos las diferencias en el contenido en humedad y materia seca de la col, vemos que la ecológica presenta un 22% de materia seca que la no ecológica.

Col kale, imprescindible de otoño 2018

El otoño es un buen momento para introducir la col kale en tu dieta, porque el organismo necesita hacer una limpieza, y la clorofila que contiene la col rizada ayuda a eliminar toxinas. Además, te regala una dosis extra de nutrientes, que mejorarán tu inmunidad, y de fibra que hará que tu tránsito intestinal se regule naturalmente.

La col kale en la cocina

La col rizada se puede disfrutar cruda en ensaladas, en sandwiches o rellenos, cocida al vapor, estofada, hervida, salteada, al horno (en forma de chips), en batidos y licuados o incorporada a sopas y potajes. Descubre nuestras propuestas:

Para aprovechar todos sus nutrientes lo ideal es cocinarla al vapor o hervirla con poca agua, ya que la cocción puede reducir sus propiedades. Parte de los compuestos se quedan en el agua de la cocción, así que una buena idea es aprovechar el caldo resultante. Su contenido en glucosinatos (compuestos azufrados beneficiosos) es superior cuando se consume en fresco, en este caso es mejor tomarla en un jugo o cruda, en ensalada. Descubre su técnica de cocina, de la mano de la chef Mireia Anglada, en este vídeo.

¡Encuentra el bono imprescindibles en la app Veritas, acumula ecos y canjéalos por euros de descuento en tus compras!